Los monos

"Los monos son demasiado bonachones como para que el hombre pueda descender de ellos."—Fragmento póstumo (1884): 11,25 [235], Friedrich Nietzsche